Joana Raspall

Estimo les lletres
que formen els mots,
els llavis que els diuen,
i el cor que els entén…
perquè als mots hi ha
l’anima

de tota la gent

Detente un punto, pensamiento inquieto

Detente un punto, pensamiento inquieto;
la victoria te espera,
el amor y la gloria te sonríen
[...]
Rosalía de Castro

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Escenas y se abre el telón, RELATO CORTO

Aviso: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Los personajes que aparecen en escena son totalmente ficticios.



(Acto primero)
Estamos en una habitación decorada estilo rococó con muebles carísimos, carentes de gusto. Hay bodegones y paisajes, colgados junto a cuadros pintados al óleo de parientes pudiera ser, o personas desconocidas.
Un matrimonio está sentado con aire aburrido en un sofá de piel tan auténtica como ellos mismos. Ambos leen o simplemente hojean las páginas. A sus pies, una alfombra blanca y mullida con un labrador bostezando. El perro es casi lo más real de la escena. Lo demás parece de cuento....suena "the phantom of the opera", se respira abandono y nostalgia. Se huelen recuerdos.
- "querida"-dice el esposo sin abandonar el periódico (Don Alejandro Rodríguez De Prada) , andan comentando que ya no asistes a tus reuniones de caridad. No nos convienen esos rumores. Y hace tres meses que no visitamos a Alejandrito en el internado. Convendría ir.
Don Alejandro ni siquiera la mira. Piensa en el negocio de barcos que acaba de poner en marcha, y del que espera grandes beneficios. No quiere rumores por ahí circulando. Se le cruza la imagen de una lolita nueva en la oficina que lleva escotes de escándalo. Se fijó en ella hace dos días. El no hubiera querido mirar ese escote. Pero lo miró- válgame Dios- , se dice, pero lo miró. Y sabe que es de piel tostada, y lleva zarcillos de plata. La miró, admite. Demasiado.
-sí, "querido", debemos ir a ver a Alejandrito. La semana que viene quizás.- contesta ella sin dejar tampoco "el lola". Ella es la Sra. Teresa De la Cruz De Campoamor.  Es una mujer bonita. Es elegante. Lleva un pasador de oro blanco en forma de cruz con un diminuto zafiro entre sus bien cuidados rizos. Las reuniones de caridad, piensa........y se le cruza también la imagen de la lolita que vió en la oficina de su marido hace dos días. Piel tostada y zarcillos de plata, recuerda......ya anda aburrida de presidir las mesas de caridad, y mezcla relacionar con relacionarse. No sabe bien por dónde anda, ni con que Valium se levanta.

(Acto segundo)
Una chica de unos 20 años se arregla para ir a trabajar. Elige con cuidado la ropa porque sabe que su master se queda pequeño al lado de su escote. Sabe que ha conseguido el empleo porque el jefe de personal ha mirado demasiado sus botas hasta la rodilla, y sus medias de lolita. Pero tiene un master en química además de la carrera, y se ha cambiado las gafas por las lentillas, y el traje sastre se lo ha tuneado.
Se llama María Jesús Rodríguez Olmedo. Tiene la piel tostada, y ahora mismo busca unos pendientes que le regalaron. Unos zarcillos de plata. Y se distrae un momento pensando.........se le aparece la imagen de alguien que la miró hace dos días.........y no puede evitar pensar, que ella también miró demasiado.

3 comentarios:

guada dijo...

ey, está genial, y el acto tercero? o se acabó el telón
jajaja
un beso

Anónimo dijo...

el acto tercero si te gusta sigo. El final ya lo tengo pensado.Es un sólo escribir por escribir.
Mi estilo es más maruja, pero mi pasión confieso la poesia pura.
Gracias guada linda,
la madalena del norte

guada dijo...

poesia pura? me encanta la poesía, a ver si te atreves a escribir alguna, yo para eso me declaro nula total lo que no quita que me guste leerlo en los demás
un beso y acaba el tercero hazme el favor