Joana Raspall

Estimo les lletres
que formen els mots,
els llavis que els diuen,
i el cor que els entén…
perquè als mots hi ha
l’anima

de tota la gent

Detente un punto, pensamiento inquieto

Detente un punto, pensamiento inquieto;
la victoria te espera,
el amor y la gloria te sonríen
[...]
Rosalía de Castro

martes, 16 de septiembre de 2008

Sola, y me rompo (primera parte)

Yo me rompo en Barcelona, tan sola y tan rodeada de gente. Pero igual podía romperme en Madrid, o en Nueva york. Esas calles que son manzanas, esas avenidas que todo se vuelve Diagonal con mayúsculas...y parezco tan pequeña y tan invisible que como dijo creo Santa Teresa De Jesús (y ya me corregís si me equivoco) vivo sin vivir en mí.

No consigo apreciar esas virtudes que ve gente tan famosa como Wody Alen. Si acaso, me quedaría con el parque de la ciudadela, y con los catalanes claro. De hecho me he quedado con tres. Sólo veo una bonita ciudad, preciosa de verdad, orgullosa hasta para celebrar derrotas, que no se cae así como así. Y si se cayera volvería a levantarse en un tres y no res. Pero rodeada de miserias y suciedad, como todas las ciudades grandes. Donde no se conocen ni los vecinos, te caes en la calle y la gente se aparta, o pasa por otro lado, por que igual se creen que te drogas. Vas a preguntar a alguien y salen corriendo. Y el metro. Los episodios cotidianos que allí se desarrollan cada día, superan a los famosos episodios nacionales. No me gusta hablar, no me tires de la lengua. Va, te cuento. Eso es ya penoso. En vez de preocuparse por la seguridad del usuario, paran al pobre trabajador que paga religiosamente su billete y ese día se cuela por que la máquina no funciona y llega tarde al curro. O al pringao que lleva desde las 6 de la mañana levantado. Y es tan desgraciao que lo pillan. Pero no pillan al que pasa siempre por la jero. Ni al que va metiendo la mano en bolso o bolsillo ajeno. Ni a los que agreden por que no les gusta tu cara. Ni a los babosos que aprovechando que va siempre abarrotado, y viajamos siempre como cerdos en vagones de tercera, nos soban cómo y dónde quieren. Ya con esto me echan de aquí, seguro. Pero que más da, ni siquiera me han hecho pubilla.

Barcelona es tan cosmopolita como el pueblo de mi madre. Allí también despachan a los turistas en los comercios. Si tienen buen día también sonrien, alguno hay que como las hienas todo hay que decirlo. y hablan con extrangeros que son no sólo turistas, sino inmigrantes. Y tienen la virtud de saberse su vida, y la ajena. Que eso no es fácil eh!.

Como añoro desmayarme, y que a la media hora lo sepa todo el pueblo. Aunque digan las malas lenguas que me caí por que iba drogada.

Que hablen de mí, aunque sea mal, pero que hablen. Que me miren, que me toquen, que se regalen abrazos , y besos, y sonrisas. Que me pregunten cómo estoy y esperen mi respuesta. Que la escuchen. No quiero una ciudad que sólo oye.

Pero esto no es personal, no pasa sólo en Barcelona. Es un virus que se va extendiendo al mundo entero...........

Y yo vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero........que vivo, pero sóla y rodeada de gente con muchísima prisa.
Otro día os cuento, cómo en un pueblo de cuyo nombre me acuerdo perfectamente, tardé 25 minutos en comprar una batidora. La tienda estaba vacía, y había 2 dependientes, pero me habían dicho "buenas tardes, son forasteros?, y esperaban a que les contara quíenes eramos antes de saber que ibamos a comprar.....como si fuera lo más normal del mundo. Tuve que contestarles con educación claro. Que para eso me llevaba mi madre a la escuela. Mi marido, que es catalán por virtud, y pura prisa por defecto, me miraba amí y a los dependientes, y pensaba creo yo, en cuál era la caja diaria que hacían en el comercio. Luego ya me lo confirmó. Sí, eso pensaba. Y debio repensárselo más y añadió: pero majos si son eh!, aunque hayamos perdido aquí media hora.

3 comentarios:

guada dijo...

jajajaja, necesitaba reirme y despejarme este chof que me aprisiona desde ayer (será la regla) quizás,
interesante blog, lo leeré con más cuidado
saludos

Rosa S. dijo...

Hola,

Sólo comentarte que me ha gustado tu blog y alguna figura...lo de "vivo sin vivir en mí" es muy bueno. Saludos

Rosa

www.laultimaneurosis.blogspot.com

Iswar Salibovini dijo...

si alguien se rie ya es para darse por contento.
saludos rosa y guada, un beso a las dos.