Joana Raspall

Estimo les lletres
que formen els mots,
els llavis que els diuen,
i el cor que els entén…
perquè als mots hi ha
l’anima

de tota la gent

Detente un punto, pensamiento inquieto

Detente un punto, pensamiento inquieto;
la victoria te espera,
el amor y la gloria te sonríen
[...]
Rosalía de Castro

jueves, 26 de febrero de 2009

sueño de una noche cualquiera

Me acuesto pronto porque me aburro con todo. no me concentro. Tele, música........me cansa. En realidad, me consume el deseo. siempre me pasa cuando me encuentro uno de esos que yo llamo "los que menos me convienen". Ya llevo tiempo pensando en él.  Si lo hablo con Moni me dirá: un polvo y te quitas las ganas. No, no, le digo, no es tan fácil. Los que van de chulitos son precisamente los que más me ponen. si se lo pongo fácil, o me da facilidades, perderá la gracia. Sólo es puro deseo, no lo entiendes. Y así, ya en la cama y un rato dando vueltas, me giro boca-abajo, y oh!, una de mis posturas preferidas, ya me vienes a la cabeza. Ya me imagino tu mano acariciando mi sexo. Se me mojan las braguitas sólo con pensarlo. En realidad, cuando me encuentro contigo, hable de lo que hable, creo que mi mente intenta conectarse con la tuya diciendo: déjate de explicarme la historia de Carlos V que no me interesa nada. Prefiero que me cojas directamente de los pelos y me arranques a mordiscos la ropa. Y así, duermevela que no me duermo, casi noto también tu lengua recorriendo mi clítoris. Seré capaz de correrme, sin que me pongas una mano encima. Casi, hasta noto que me coges del brazo y te metes en la cama. me miras desnuda y te pones encima. Tus caderas y el peso de tu cuerpo. Me besas un poco por el cuello. Noto que se te pone dura. Oh, daría algo porque fuera verdad. Que me penetraras. Parece que te escucho decir: ¿que te creías, que no iba a venir a tu cama después de todo el día tonteando y poniéndome caliente?. Y le diría, !vete a tomar por culo, ya estás saliendo de mi cama o te saco yo a patadas¡ . Eso le diría, pero estaría pensando: fóllame hasta el alma. Y cuando me cruce contigo mañana, volveré a parecer la más borde de todas. Y  tú seguirás siendo " el más borde, el más chulo, y el que menos me conviene".  Justo los que más me ponen.