Joana Raspall

Estimo les lletres
que formen els mots,
els llavis que els diuen,
i el cor que els entén…
perquè als mots hi ha
l’anima

de tota la gent

Detente un punto, pensamiento inquieto

Detente un punto, pensamiento inquieto;
la victoria te espera,
el amor y la gloria te sonríen
[...]
Rosalía de Castro

lunes, 26 de abril de 2010

La libélula

Había una vez, una libélula que siempre se quejaba de que sus papás le regañaban. Sus amiguitos tenían siempre más cosas que ella. Más juguetes, más nuevos, casa más grande, hermanitos que no le molestaban. Y encima le obligaban a ir al colegio.
Sus papás le decían: tú tienes muchas cosas, donde dormir, comida cada día, alas para volar, y eres capaz de pensar. Tienes imaginación!.
Un día decidió escaparse. Decidió acabar con todo y ser libre.
Caminó y caminó...hasta que se hizo de noche. Estaba tan cansada que no sabía a donde ir. Se paró al lado del rio, por que recordó que en el colegio, alguna vez hablaron de que los pueblos inteligentes acampaban cerca de donde había agua. No pudo dormir pensando si le atacaría algun animal salvaje. Tenía frío. Recordó entonces, que los hombres inteligentes hacían fuego para calentarse y asustar a los animales.
Se hizo de día. Quería volver a casa. Pero no había dormido, no había comido, y no tenía ya fuerzas.
Entonces se paró a pensar. Fué cuando se le ocurrió la idea.
- Si tengo alas, puedo volver a casa volando!

De foto...grafía

De vicio a vicio
te dejo ganar
¿soy yo quíen los tiene todos?
alguno tienes a la vista...
de los ciegos.
No,no es bondad.
El piolin tiene su gracia
es tan mono!
¿me pareció ver un lindo gatito?
Lo malo es que a veces
no sé si los vicios son tuyos o míos
Cosas de los posesivos

miércoles, 21 de abril de 2010

Dibujándote

Tengo,
Las yemas de los dedos,
te dibujo la cara
sorbiéndote los labios,
¡los muerdo!.

Con la lengua,
Lamiendo los jugos
de tu piel, los líquidos,
tu sexo succionando.

Tengo,
manos, lengua, besos
Y de carboncillo el cuerpo

Voy a dibujarte
mezclado en saliva,
A desdibujarte entero.




A quienes prestaron su aliento para hacer un dibujo, gracias infinitas.
maria

lunes, 19 de abril de 2010

El número 7 calle melancolía

No recuerdo enredos ni enredados,
le dejo a mis dedos la cordura
ellos solitos hacen gesto
de borrar de un chasquido tonterías.

Ni me interesan
historias de "dicen que dijeron"
- me basto y me sobro-
"para perder el tiempo"
sobran por ahí muchas palabras
y faltan otras,
dicho sea de paso
alguna lengua "malparida y malcortada".

Yo vivo en el número 7 calle melancolía
en el mismo sitio
de toda la vida
no tengo intención de mudarme
mi calle es la que lleva mis pasos
los mismos, que los de mi familia.

Canción: Calle Melancolía
J. Sabina