Joana Raspall

Estimo les lletres
que formen els mots,
els llavis que els diuen,
i el cor que els entén…
perquè als mots hi ha
l’anima

de tota la gent

Detente un punto, pensamiento inquieto

Detente un punto, pensamiento inquieto;
la victoria te espera,
el amor y la gloria te sonríen
[...]
Rosalía de Castro

miércoles, 21 de septiembre de 2011

También yo, arrieros somos

Y lo que me jode que nos encontremos. Dicho sea de paso nada me toca más los cojones que tener que sacar de la manga el lado de la buena educación, sin tener ni putas ganas. Vamos, cuando me conviene.
Pero ay!, también yo soy pura hipocresía.
Por que de verdad de la buena que arrieros somos...y por el camino nos encontramos. Y eso que a simple vista no parece pequeño el mundo. Lo mismo es que como a mí la geografía sólo me interesa cuando va con mis intereses...
también yo soy puro interés.
Y ahora que los tiempos de maleza (que grande Aute!) llevan tiempo comiendo terreno entre la maleza, pensar que aquel día me pilló adormecida en la tumbona, es de risa. Bien sabes que lo bueno de llevar un despiste continuo es que siempre tienes la pinta de adormecida en la tumbona. Y para el caso hasta Dios me dió la mano ese día, por que me vengo a encontrar al justiciero del arriero/a diciendo (o viniendo a decir): "arriero somos y mira por donde nos encontramos en la piscina". ¿Qué mejor sitio para que no se note lo que me jode encontrármelo?. ¿Quíen no tiene pinta de adormecido en una piscina?. Justamente quien está en la tumbona desde que llego, y que me ha visto nada más llegar. Que por el rabillo del ojo del culo (por que se tumba boca abajo) me está mirando. Y aquí entra la sensación de seguridad, como si estuvieras con el pastor alemán y el labrador. Pensándolo bien yo estaba en la piscina, y el arriero nó. y eso mismo es lo que el justiciero le diría luego al arriero,
También yo soy pura fachada.


- Hola que tal ...
- Bien gracias, y tú?

No me importa que se notara que no me interesaba lo que me contestabas.



Pongamos que hablo de mí.