Joana Raspall

Estimo les lletres
que formen els mots,
els llavis que els diuen,
i el cor que els entén…
perquè als mots hi ha
l’anima

de tota la gent

Detente un punto, pensamiento inquieto

Detente un punto, pensamiento inquieto;
la victoria te espera,
el amor y la gloria te sonríen
[...]
Rosalía de Castro

lunes, 29 de junio de 2009

y cómo llovía!

La noche en que murió llovía a cántaros. Pero no era la lluvia fina del norte. Era un llover con ganas. Estuvo todo el día lloviendo a ratitos cortos, como siempre vamos. Cuando aparcamos, al lado de la concha, casi milagro, empezó llover en serio.
No te creerás que tuve un pensar algo viene.
Casi a las doce de la noche, camino del hospital en el coche, no se veía apenas del agua que estaba cayendo. Impresionante ese llover.
En la misma puerta cuando llegamos, en la entrada de urgencias, le dije a ella, "ya casi creo que no hace falta correr". Yo creo lo mismo, me contestó ella.
Cuando te ví, ya no me hacía falta hablar con ningún médico.
Tuviste suerte, esa noche llovió, como si se acabara el mundo.

3 comentarios:

El Capitán Escarlata dijo...

A veces,... mi Señora,... a veces,... parece como si el mundo quisiera despedirse.

Expresiones de lluvia varias.

Anónimo dijo...

Aquella noche que se presumia fantastica, con mariscada incluida, acabó en una noche triste para todos y le siguieron unos días de mucha angustia para toda la familia.

Ánimo y un beso grande.

Rosete-Husein Abdulá

marialocaypeligrosa dijo...

capitan ex:,rosete, un gusto que paseis por aquí.
Feliz verano
I.