Joana Raspall

Estimo les lletres
que formen els mots,
els llavis que els diuen,
i el cor que els entén…
perquè als mots hi ha
l’anima

de tota la gent

Detente un punto, pensamiento inquieto

Detente un punto, pensamiento inquieto;
la victoria te espera,
el amor y la gloria te sonríen
[...]
Rosalía de Castro

miércoles, 10 de noviembre de 2010

el certificado médico, el puto cachondeo

"Cuando digo puto cachondeo, es por no pasarme de malhablada. A veces, este blog que no se lee prácticamente nadie, se lo lee por encima de mi hombro, alguien que para mi desgracia, suspende todas las asignaturas de lengua. Eufemismo, me dice, cuando en vez de decir vieja, dices persona anciana".

...Sólo me faltaba el jaleo de cosas que tengo, "mis cosas propias", para ir recordándome a mi misma, que tengo que pasarme a lo del certificado médico, o lo que es lo mismo, en mi opinión, una forma como otra cualquiera de sacarte la pasta sin dar casi un palo al agua. Y lo del casi lo pongo por compasión y por intentar ser diplomática. Esto último, cosa en lo que no tengo ni puto interés. Pero como me suele llevar, a meterme en inconvenientes que pueden acabar mal, teniendo en cuenta que mis argumentos y mi diplomacia ( muy bien aplicada cuando me conviene), es una pérdida de tiempo cuando hay de por medio "licenciados en derecho". Aquí no hay eufemismo, hay "supuestamente por si acaso", porque si escribo lo que pienso de ellos...

En fin, después de más de dos horas dando vueltas, como ya eran las nueve y pico pienso que habrán abierto el centro ese para que previo pago me den el certificado médico para renovar el carnet de conducir. Media horita más andando y me planto allí. Horario, dos días por la mañana de 11.30 a 13.00 h y tardes de 17.00 a 18.15. Que bien!, me faltan dos horitas pa que abran. Me voy a la otra punta de donde estoy a ver el horario del otro centro. Casualmente: dos días por la mañana de 9 a 10.30 y tardes de 18.30 a 20.00. Los del club social "que bien vives", son unos pardillos comparados con lo que se matan trabajando algunos.

Por la tarde, después de repetirme cien veces, que tenía que haber hecho caso y haber ido directamente al eixample, me dirijo niña en mano otra vez al primer centro. En la otra mano, mochilas varias, chaquetas y cosas escolares que los padres/madres suelen llevar. Corriendo, cosa imposible con niña en mano, intento llegar antes de que cierren. Por qué no he pillao el coche Dios?. Una vez que llego, una "persona anciana", me abre la puerta, se coloca detrás del mostrador, y me dice: foto, DNI, y carnet de conducir. Son 65 euros (de nada) y 22 euros las tasas. Todo esto más borde de lo que yo me pongo a veces, que ya es récord. Le digo que no llevo foto, pero niña en mano me pongo a ver si encuentro alguna por una de las mochilas de "cosas personales". La "persona anciana", mirando el reloj de pared encima del mostrador, y con el mismo tono, me dice que tiene que ser la misma que la que se presentará en tráfico. Le digo a la niña que nos vamos, y a ella, vale hasta luego, y "la persona anciana" que parecía con prisa mirando el reloj, dándome la chapa literalmente, con que ellos lo tramitan directamente, que vuelva con las fotos...y que las tasas es lo que cobra tráfico (22 euros de nada).

Segunda parte: sin niña en mano

No hay comentarios: